Wade Davis, el canadiense enamorado de Colombia y de su río Magdalena

                         

En sus libros relata su fascinación por Colombia, el país que según él le permitió ser libre.

Wade Davis es un etnógrafo, escritor, fotógrafo y cineasta, con títulos de la Universidad de Harvard, en antropología, biología y un Ph.D. en etnobotánica. Además, es explorador residente en la National Geographic Society.

Pasó más de tres años en el Amazonas y los Andes, como explorador de plantas viviendo entre quince grupos indígenas en ocho naciones latinoamericanas. También, ha recibido numerosos premios, ha escrito más de 20 libros, y sus investigaciones han sido objeto de más de 900 reportajes y entrevistas en los medios de Europa, América del Norte, del Sur, y el Lejano Oriente.

Su relación con Colombia comenzó cuando tenía 14 años de edad, luego de que su madre le dijera que el castellano era el idioma del futuro. Con el fin de lograr la formación de su hijo, la mujer trabajó fuertemente durante un año, consiguió fondos y lo envió a Cali, para que aprendiera el idioma.

“No tuve contacto con ninguno de los otros canadienses porque a todos les dio 'Mamitis'. Mientras que yo, al contrario, sentí que por fin encontraba mi hogar. Había algo en el espíritu del pueblo colombiano que es difícil de explicar, pero que se siente en todas partes, por eso en Colombia, encontré mi destino,” indica el antropólogo canadiense.

Así llegó a Colombia, y pudo darse cuenta que el territorio nacional tenía una gran riqueza natural, y que sin duda había que documentarla. Primero, lo hizo con el libro titulado: 'El Río: exploraciones y descubrimientos en la selva amazónica', inspirado en las vivencias del biólogo estadounidense Richard Evans Schultes. Allí narró el aprendizaje de las tradiciones indígenas del profesor americano, y los conocimientos sobre plantas del Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Venezuela, y particularmente Colombia.

                    

Sin embargo, no terminaría ahí la fascinación de este canadiense por Colombia, ya que tenía pendiente contarle al mundo sobre sus viajes por el principal río del país. Y lo logró con ‘Magdalena, historias de Colombia', una obra que descubre los paisajes, así como la gente que habita alrededor del afluente y que dependen de éste.

Los relatos y experiencias de este antropólogo explorador invitan a no solo darle la cara al río, al que por muchos años se le dio la espalda, sino a cuidar el ecosistema, y a nuestras comunidades. Adicionalmente, a ser conscientes de la riqueza que tenemos, la cual ha sido admirada y reconocida por los ojos de un extranjero perdidamente enamorado de nuestro territorio.

Compartir

OTROS PAÍSES

Ecuador
Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.