Destacan edificio diseñado por un colombiano en los 200 años de Illinois

                   

Un edificio que rompe esquemas preconcebidos sobre entornos académicos, tiene dos aspectos, uno amarillo, que observan los viajeros cuando van en una dirección, y el otro azul, que ven a su regreso, un diseño que le dio al arquitecto colombiano Juan Gabriel Moreno la distinción de tener una obra suya entre los “200 Grandes Lugares en Illinois”. El edificio ya es un icono de la universidad.

Siempre atraído por el diseño creativo, Moreno dejó Colombia de pequeño para crecer en Los Ángeles. Empezó sus estudios arquitectónicos en la Universidad de Cal Poly, de Pomona, California, para continuarlos en la ciudad de Florencia, Italia, donde aprendió de la mano del italiano Cristiano Toraldo di Francia, uno de los fundadores de Superstudio. Y aunque ahora se oye como un gringo aprendiendo español, le enorgullecen sus raíces.

Años después regresó a Colombia, donde el proyecto de diseño urbano de Medellín lo impactó; fue entonces cuando vio la necesidad de iniciativas similares en Chicago, una ciudad también marcada por la delincuencia y las brechas sociales. Inconforme con el estilo corporativo y sintiéndose un poco fuera de lugar, decidió dejar su trabajo y crear su propia compañía. Desde entonces, este arquitecto bogotano se ha abierto camino en una metrópoli donde abundan las firmas de arquitectura. JGMA es un equipo de 22 personas, entre los cuales hay diseñadores, arquitectos y urbanistas. FOTOS AQUÍ.

Para Moreno, el éxito de esta propuesta se basa en tres aspectos fundamentales: la ubicación, está en la autopista que enlaza el aeropuerto internacional O’Hare con la ciudad; la conectividad que genera y facilita a sus estudiantes, la gran mayoría latinos; y la identidad, está en una de las vías principales que recorren a diario las personas que entran a la metrópoli en las horas de la mañana y regresan a sus casas en los suburbios en la tarde, así disfrutan de su fachada que cambia de color según el ángulo en que se mire, convirtiéndose en un edificio imposible de pasar por alto.

Un aspecto personal en la vida de Juan G. Moreno fue el no haber visto al papá desde que se separó de su mamá. Él es uno de los 12 hijos de una familia típica paisa. Tiene como 50 primos. Para ver a su padre, llegó a Medellín en el 2004. Quiso conocer la ciudad. En un periódico americano vio imágenes de la Biblioteca España. “Quiero conocer ese edificio”. Desde diario le contestaron: “No, ese barrio es peligroso. Nunca hemos ido”. Entonces, les dijo ¿cómo saben que es peligroso? El fotógrafo del periódico es gringo; el redactor, también, nada les pasó”. Subieron en metrocable. Vio lágrimas en sus primos: se dieron cuenta que su ciudad había cambiado.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.