Un ladrillo solar entre las patentes de la U. EAFIT de Medellín este año

                       

Un tipo de ladrillo que permite instalar elementos como paneles solares y un sistema de distribución de carga corporal fueron patentados por investigadores de la Escuela de Ingeniería de la Universidad

Las primeras patentes concedidas a EAFIT con resoluciones de 2018 son para dos invenciones: Elemento estructural tipo ladrillo que permite la fijación de elementos eléctricos, ópticos, electrónicos y electromecánicos (Resolución N 6995) y Estructura articulada de distribución de carga (Resolución N 6984), desarrollados por investigadores del Departamento de Ingeniería de Diseño de Producto y del Grupo de Investigación en Ingeniería de Diseño (Grid).

El ladrillo como unidad estructural consiste en un tipo de ladrillo para construcción, con medidas estándar, al cual en una de sus caras se le instalan elementos eléctricos, ópticos, electrónicos o electromecánicos. Una de sus principales modalidades es para la adaptación de celdas fotovoltaicas —paneles solares— en fachadas de edificios y construcciones verticales, que sirven para recolectar energía directamente del sol. Fue creado por los investigadores Alejandro Velásquez López, Andrea López Gómez, Vanesa Ortiz Ríos, Juan David González Martínez, Juan Sebastián Amaya Quiroz, José Ignacio Marulanda Bernal, Laura Múnera Sánchez y Jhonatan Aguilar Zapata. 

“El diseño que nosotros propusimos tiene una serie de alojamientos para poder hacer conexiones con diferentes elementos electrónicos, eléctricos y conexiones de cables. Esta unida estructural tipo ladrillo está pensado para construir muros que después se puedan dotar con celdas solares, sensores, luces led o elementos autoelectrónicos. Está pensado para energía solar. FOTOS AQUÍ.

Esta idea surgió para el aprovechamiento de las estructuras verticales, como las fachadas de edificios, y generar energía fotovoltaica. Los investigadores explican que este tipo de desarrollos son ideales para los ambientes urbanos, donde el uso del suelo y el espacio es muy restringido. En las ciudades, donde existen grandes superficies verticales, esta unidad estructural es idónea para aprovechar la radiación solar.  

“Una propuesta a futuro es poder incorporar estas unidades básicas para aprovechar superficies verticales en edificaciones. La unidad es suficientemente flexible para ser utilizado en cualquier tipo de construcción. Se tiene estipulado que una vivienda con una dotación básica de electrodomésticos puede estar consumiendo entre 2500 a 3000 vatios. El cálculo que se hizo con estos ladrillos solares en posición vertical, es que más o menos 500 a 600 ladrillos de estos podría suplir esta necesidad”, explica José Ignacio Marulanda.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.